Anita Alvarado, conocida también como «La Geisha», denunció haber sido víctima de abuso de poder por parte de efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI). Según relató la propia institución policial, Anita Alvarado intentó evadir el control migratorio en el Aeropuerto de Santiago al golpear a un detective. En el análisis médico se constató que estaba bajo los efectos del alcohol.

Por su parte, Alvarado reconoció parcialmente los hechos y afirmó que hubo irregularidades durante su detención. Según ella, después de despedir a una amiga en el aeropuerto, consumió cervezas y corrió hacia la sala de embarque sin darse cuenta de que ingresaba a un sector restringido. Fue entonces cuando fue detenida por un policía, quien presuntamente la empujó violentamente al piso y la sometió a una posición sumisa innecesaria frente a otras personas.

Alvarado sostuvo que esperará los resultados de la investigación solicitada por el Ministerio Público para demostrar su versión. Además, expresó su indignación por no haber sido sometida a pruebas tales como alcotest o análisis sanguíneos en el SAPU (Servicio de Atención Primaria Urgente) y exigió mostrar pruebas sobre las supuestas lesiones en sus muñecas.

La detenida también denunció diversas violaciones durante su arresto: no se le habrían leído sus derechos; solo se le permitió hacer una llamada al día siguiente; tuvo que ser desvestida por otra mujer mientras estaba esposada e incluso afirmó haber sido grabada por los policías con tono burlesco en la celda. Alvarado se mostró consternada y frustrada por sentir que hubo un abuso de poder, considerando que la PDI realiza un excelente trabajo a nivel internacional.

Cabe destacar que Anita Alvarado fue puesta en libertad después de su control de detención y deberá esperar los resultados de la investigación en curso.