Carlos Alcaraz ha logrado una hazaña impresionante al derrotar a Novak Djokovic en la final de Wimbledon. A pesar de la dominancia de Djokovic en el All England Club, al igual que Rafael Nadal en la arcilla del Philippe Chatrier, Alcaraz pudo despertarse a tiempo y plantar cara. En un partido maratónico, se definió en el quinto set.

Al principio, Djokovic mostró su superioridad ganando cómodamente el primer set por 6-1. Sin embargo, Alcaraz supo reaccionar y llevar el segundo set hasta un desempate donde comenzó a imponerse con su excelente revés.

Un quiebre temprano en el tercer set le dio a Alcaraz una ventaja de 2-1 y afectó emocionalmente a Djokovic, quien rompió su raqueta contra el poste de la red. El público mostró su descontento con abucheos y se le otorgó una advertencia al serbio. Aparentemente también sufrió una molestia en la muñeca durante el partido.

La final fue notable y amenazó con romper el récord de duración del propio Djokovic contra Federer en 2019. Finalmente duró 4 horas y 42 minutos, devolviéndole así a España el título que no había ganado desde 2010 cuando Nadal derrotó a Berdych.

A pesar de esta victoria histórica, Carlos Alcaraz seguirá siendo clasificado como número uno del ranking ATP pero ahora tiene una ventaja de 880 puntos sobre Djokovic. Su próximo gran desafío será participar en el US Open como campeón.