El uso de la tecnología inmersiva y la realidad virtual (VR) ha dejado de ser exclusivo del mundo de los videojuegos para expandirse a otras experiencias. Un ejemplo destacado en América Latina es el caso de un grupo de emprendedores chilenos que han logrado sorprender en Estados Unidos con su negocio VR, y ahora están buscando expandirlo a otros mercados.

Liderados por Cristóbal Baixas, estos emprendedores invirtieron USD 1 millón para lanzar su arena piloto InBattle en Miami. Tras su exitosa experiencia, decidieron apostar nuevamente por su tecnología y buscar oportunidades en otros segmentos de negocio, especialmente a través del modelo de franquicias.

Con el objetivo de contribuir a la modernización de distintos mercados, los chilenos buscan impulsar el desarrollo de experiencias inmersivas de realidad virtual que agilicen los procesos en sectores como bienes raíces y educación.

Su emprendimiento ha experimentado un crecimiento exponencial y ahora desean llegar a otros países mediante franquicias. Su tecnología tiene un gran potencial global para maximizar la productividad empresarial mediante recorridos virtuales y otros escenarios virtuales.

InBattle no solo se enfoca en el entretenimiento, sino que también establece alianzas con instituciones como el Miami Dade College para desarrollar videojuegos mediante realidad virtual. Su experiencia única incluye accesorios especiales que permiten sentir golpes durante las sesiones VR.

La startup chilena ha sido reconocida por sus esfuerzos innovadores y recibió un Epic MegaGrant por su experiencia inmersiva. Además, en 2022, recibieron las llaves del condado de Miami Dade en reconocimiento a su innovación y expansión.

En un momento en el que grandes empresas tecnológicas como Apple y Meta revelan sus dispositivos de realidad virtual, la industria VR se está convirtiendo rápidamente en un componente integral tanto para los negocios como para la modernización de la vida en todo el mundo.