Un hombre fue condenado a 20 años de presidio efectivo por el Tribunal de Juicio Oral de Viña del Mar, luego de asesinar a puñaladas a un amigo de infancia en la comuna de Quilpué, Región de Valparaíso.

Los hechos ocurrieron el domingo 23 de enero de 2022, cuando Eduardo Lagos González atacó con un objeto cortopunzante a Diego Varas Rodríguez en su domicilio, ubicado en el sector Belloto Norte. El agresor infligió aproximadamente 20 estocadas en la cabeza, rostro y cuello, provocando la muerte inmediata. El tribunal determinó que Lagos aumentó deliberada e inhumanamente el dolor del agredido.

Posteriormente, el imputado llevó el cuerpo sin vida al cuarto contiguo a su casa y lo introdujo en una lavadora. El cadáver permaneció allí durante dos días hasta que finalmente el padre del homicida se enteró y denunció los hechos ante Carabineros.

En su declaración a la PDI, el progenitor reveló que su hijo le pidió prestado su auto para «botar una lavadora», pero al exigirle explicaciones descubrió que dentro tenía un cuerpo. Impactado por la confesión del joven, instó a entregarse voluntariamente a las autoridades.

Después de un año y medio desde este crimen atroz, Eduardo Lagos fue condenado por homicidio calificado con ensañamiento a 20 años de presidio efectivo. Además, se le impuso la inhabilitación absoluta perpetua para cargos públicos, oficios públicos y derechos políticos mientras dure su condena.