El técnico de la selección chilena, Eduardo Berizzo, se mostró satisfecho con el triunfo que La Roja obtuvo ante el equipo de Cuba en un amistoso disputado en Concepción. La meta del cuestionado partido era evaluar los desempeños del equipo y establecer una estrategia sólida para proyectarse a futuro, independientemente del rival que toque enfrentar.

«El rival no importaba para nosotros, sino la manera de jugar», enfatizó Berizzo. El DT también resaltó la conectividad lograda por el joven mediocampo conformado por Marcelino Núñez, Javier Altamirano y Williams Alarcón al habilitar a jugadores como Marcos Bolados y Alexander Aravena. Además, mencionó que algunos jugadores como Altamirano lograron instalarse como opciones para futuras convocatorias.

Berizzo aplaudió la actuación general del equipo y destacó su seguridad y confianza colectiva. Según él, «el resultado no era importante; sí hacer las cosas bien». Agradeció también el recibimiento de los hinchas en Concepción e instó al grupo a continuar con esta mentalidad incluso cuando se presenten nuevos desafíos.

La selección chilena tendrá otra oportunidad para demostrar su fortaleza cuando enfrente a República Dominicana en Viña del Mar este viernes 16.