Carolina Baeza, desde su casa, presenció cómo su hija, Trinidad Cerda, revelaba ante todo Chile que es una mujer transgénero. Trini, una azafata de 34 años, tuvo un momento muy relevante en la televisión chilena al hacer esta confesión en el programa Gran Hermano. La madre sabía que tarde o temprano esto iba a suceder y que el objetivo de su hija era conmover a la gente. Carolina se sintió muy orgullosa y emocionada al escuchar las palabras de Trini. Para ella fue un llanto liberador: finalmente pudo revelar algo que llevaba dentro por mucho tiempo. Todo lo que dijo en el programa ya lo había compartido con su madre previamente.

Carolina Baeza también mencionó que siempre supo que su hija era una niña, pero las presiones del entorno dificultaron aceptarlo abiertamente. A pesar de ello, siempre supo la verdad y enfatiza la importancia de escuchar los deseos y necesidades de cada persona sin importar lo que los demás opinen.

Ahora Trini es libre y su madre está agradecida desde lo más profundo de su corazón por eso. La verdad nos hace libres y con esta libertad nadie más podrá especular sobre la identidad de Trini. Ella ha cumplido su misión.