A lo largo de los últimos 3.000 millones de años, los procesos de tectónica de placas han reorganizado los continentes y océanos de la Tierra. Según los científicos, la península arábiga se separó del continente africano hace aproximadamente 30 millones de años debido a la formación del Mar Rojo y el Golfo de Adén.

Uno de los fenómenos geológicos más destacados en la actualidad es el Sistema del Rift de África Oriental. Desde que se abrió la fisura Dabbahu en Etiopía en 2005, esta región ha experimentado un estiramiento y calentamiento inusualmente alto debido a una zona caliente y fluctuante bajo las placas tectónicas. En algunas áreas, hay ascenso de roca fundida desde el manto.

Según algunos científicos, esta grieta podría ser donde ocurra la primera ruptura continental desde Pangea. Pronostican que en unos pocos millones de años, África podría dividirse en dos continentes distintos originando un nuevo océano en el proceso.

Los principales impulsores detrás de esta ruptura continental son las fuerzas geológicas y procesos tales como las dorsales oceánicas medias y fracturas continentales que favorecen la creación de nuevas placas oceánicas mientras que las antiguas placas oceánicas son recicladas dentro del manto terrestre.

Jonathan Redfern, fundador del Grupo Investigación sobre el Norte África Universidad Manchester (Reino Unido), señala que aunque es posible que este sistema rift llegue a parecerse al Mar Rojo dentro 10 a 20 millones años, todavía no se puede afirmar con certeza que se convertirá en un gran océano. Los procesos geológicos son lentos y no se espera que navegaremos por ese nuevo océano en un futuro cercano.

En resumen, los científicos investigan y monitorean el Sistema del Rift de África Oriental debido a su potencial para ser la primera ruptura continental desde Pangea y originar un nuevo océano en millones de años. Sin embargo, aún hay mucho por descubrir y confirmar en relación a este fenómeno geológico.