Un importante revuelo ha sacudido a los panelistas de «Sígueme y te sigo» debido a los fuertes indicios de que TV+ está considerando reemplazar el programa con nuevos presentadores. Esta noticia fue revelada por Daniel Fuenzalida en un reciente episodio de «Me Late». Entre los afectados se encuentran Francisco Kaminski, Andrés Baile, Sabrina Sosa y otros miembros del programa, quienes podrían tener sus días contados en el canal.

La decisión de considerar este cambio radical se debe a la insatisfacción que, según fuentes cercanas, siente la señal privada respecto a los resultados del programa. Buscan, por tanto, darle un nuevo enfoque, lo que implica la incorporación de nuevos rostros destacados como Pamela Díaz, Mario Velasco y Cecilia Gutiérrez. Además, estos rumores se intensificaron cuando se avistó a la periodista de «Zona de estrellas» en las oficinas de la competencia.

En palabras de Fuenzalida: «Quiero decir que a Cecilia se le vio ayer en el noveno piso de TV+, negociando con los altos ejecutivos».

Ante la incertidumbre que rodea a esta situación, el equipo de «Sígueme y te sigo» buscó respuestas, pero se encontraron con la misma falta de claridad. Según Daniel, al dirigirse a la oficina, expresaron su deseo de aclarar la situación: «Queremos saber qué va a pasar, porque se habla mucho y queremos saber. El señor Gonzalo Cordero no le da la cara, una situación que podría pasar lo mismo que con ‘Me Late'».

Sin embargo, el futuro del programa parece depender en gran medida de la decisión de Pamela Díaz. Los ejecutivos de TV+ se encuentran en un dilema, ya que no pueden tomar medidas drásticas sin la aprobación de «La Fiera». Esta última tiene la opción de unirse al canal o sumarse a un nuevo reality en Canal 13, y hasta el momento, no ha confirmado su elección.

La principal preocupación en medio de esta situación es la incertidumbre que rodea a los contratos de los involucrados. Con el final de mes acercándose, varios podrían encontrarse sin trabajo si no se toma una decisión pronto. Como señala Daniel Fuenzalida: «Hay una crisis porque está todo el área técnica con contrato a un mes, como el mes se acaba el jueves, el 1 de septiembre nadie podría pisar el canal».